Composición del equipo de alumnos
El laboratorio estará compuesto por tres grupos de igual número de participantes que representan las tres especialidades implicadas: 1/3 de artistas plásticos/visuales, 1/3 de historiadores de arte y 1/3 de arquitectos. El número ideal para la investigación y la discusión sería de un total de 21 personas, para formar 7 equipos mixtos. Esta cantidad de participantes supone un equilibrio entre la falta de las ideas necesarias, si son sensiblemente menos, y el exceso de ellas que hace difícil la discusión, si son muchos más.

La propuesta busca el aprendizaje a base del trabajo personal continuo a lo largo de todo el proceso, por lo que los interesados deberán tener en cuenta:

  • Su interés en el tema a trabajar, ya que hemos observado que sólo se obtiene el pleno rendimiento en aquellos casos que preocupan personalmente.
  • Solo se aprende trabajando. Se entiende el aprendizaje como trabajo personal activo, se sustituyen la dependencia pasiva y vertical, por un sistema transversal en la que el proyecto es elaborado por todos los integrantes que tendrán voz y voto.
  • Ha de comprometerse e implicarse en el proyecto, dedicando a nivel personal todo el tiempo resulte necesario, sin la rigidez de horarios preestablecidos, ni los controles académicos.
  • Solo se aprende resolviendo problemas. La base será siempre la práctica real, que marcará todo el desarrollo teórico, investigador y experimental.
  • Se aprende mucho más a partir de lo que ya se sabe. En caso de que surja la necesidad de dedicar un encuentro a un contenido teórico, al igual que el tutor, los participantes han de comprometerse a prepararlo individualmente de forma que se intercambien conocimientos entre todos, enriqueciendo así el proceso de aprendizaje.
  • Todos tendrán voz y voto en el desarrollo del proyecto. Es una propuesta colectiva y transversal que se estará apoyando permanentemente en ejercicios pasados y la experiencia del profesorado.

Programa de trabajo
El laboratorio se desarrollará a lo largo de un periodo de nueve meses, con una duración de 70 horas presenciales. El grupo se reunirá dos horas a la semana para reflexionar sobre el trabajo realizado. La metodología propuesta para este proyecto de investigación exigirá trabajo permanente fuera del horario establecido para los encuentros colectivos, así cómo el tiempo que resulte necesario de forma individual y en función de los equipos creados en las diferentes fases del taller. Las horas presenciales serán dedicadas a la reflexión, el diálogo, la negociación y la planificación de las soluciones que los alumnos vayan construyendo, por tanto es responsabilidad de todos. Es importante que se entienda que la propuesta busca el aprendizaje a base del trabajo personal continuo a lo largo de todo el proceso.

Primera parte: Las distintas lecturas.
Partimos de los distintos lenguajes que convergen en esta actividad, sus diferentes lecturas y actitudes / ideologías profesionales. Se pretende conseguir por medio de la investigación, si no un lenguaje común, al menos unas directrices que permitan entenderse al creador, al teórico investigador y al responsable del espacio, con el fin de realizar un trabajo coordinado.

Fase 1ª. Las lecturas verticales.
Se trabajará en tres grupos verticales y totalmente separados por especialidades. Cada grupo planteará la colocación de una serie de obras previamente seleccionadas de la colección de la Comunidad de Madrid en un espacio determinado, siendo, tanto las obras como el espacio, común para todos los grupos.

Fase 2ª. Las lecturas transversales.
Con las conclusiones anteriores, se formarán, esta vez, equipos transversales que trabajarán conjuntamente sobre los resultados del ejercicio propuesto en la Fase 1ª.

Segunda parte: La aplicación práctica.
Los participantes habrán de coordinar todas las lecturas previas para conseguir una relación equilibrada de la obra con el espacio. En este punto deberemos empezar a investigar las percepciones particulares de cada obra con su entorno inmediato, para pasar luego a las percepciones generales de una exposición en su conjunto.

Con la misma composición transversal de los equipos, todos ellos y simultáneamente elaborarán un proyecto real del estudio de la relación de la obra con el espacio en dos fases sucesivas.

Así como en la primera fase de las lecturas resulta fundamental la separación de los equipos por especialidades, con el fin de “no contaminarse, en esta parte será precisamente lo contrario: Todos los participantes habrán de estar continuamente en contacto intercambiando impresiones sobre sus investigaciones.

Fase 3ª. Estudio del entorno inmediato.
Se abordarán los temas del estudio espacial de cada pieza individual con el entorno inmediato. Para ello se buscarán obras de arte que mantengan unos parámetros conceptuales y de dimensiones muy diferentes, con idea de apreciar la complejidad existente.

Fase 4º. Lecturas expositivas y tipologías espaciale­­s.
En esta última fase nos centraremos en la percepción del conjunto de una exposición: Las distintas formas de estructurar el espacio, la disposición en galería y en rotonda, las unidades expositivas, la percepción en movimiento del espectador, etc.

Las cuestiones referentes a los soportes, materiales, acabados y construcción, informa­ción y aplicación de nuevas tecnologías, problemas técnicos (iluminación, climati­zación, protección y seguridad), etc, aparecerán de manera tangencial a lo largo de todo el proceso y se irán solventando en medida de los requerimientos.

.


Durante el desarrollo del laboratorio, habrá un seguimiento periódico del proceso de investigación en las redes sociales (Facebook / Twitter) con el fin de que todo aquel interesado pueda seguir su desarrollo paso a paso.