Cuaderno de bitácora 14/12/2016 (1ª parte): Punto y seguido

Hoy ha sido la última de las sesiones de trabajo del LIME y, consecuentemente de las bitácoras.

Me han preguntado tanto desde la institución, como algunos participantes, si iba a tener una connotación especial de cierre; les he contestado taxativamente que no: sería una sesión de trabajo más.

Desde el protocolo teórico inicial de este laboratorio, se insistía en el carácter colectivo, abierto y sobre todo CONTINUO de esta experiencia. Todo lo que ha significado en logros concretos, en información, en propuestas, en interpretaciones sobre la percepción espacial en el arte, ha de quedar reflejado para su CONTINUIDAD, para que aquellos que se interesen, lo analicen y lo sigan desarrollando en un futuro con sus propias ideas e intereses.

Hemos estado nueve meses, pero podríamos estar otros nueve y otros nueve y, aun así, el proceso siempre quedaría inacabado. En investigación no existen los puntos finales, solo los punto y seguido.

MARIA ESTER IZQUIERDO GUILLAMOT. Nos estuvo exponiendo la finalización de su propuesta, parte de la cual ya la había enviado. En esta ocasión comparaba todas las planimetrías de las dos exposiciones que habían tenido lugar en la sala de Alcalá 31 y que había, con nuestra colaboración en sus ejercicios prácticos, dividido en los parámetros de recorrido fluido, recorrido de observación, puntos de observación e influencia de la obra, junto a los arquitectónicos y museográficos.

Una vez comparadas las plantas, establecieron una serie de símbolos para cada uno de estos apartados y los representaron en una cuadro, trasladándolos obra a obra, en ambas exposiciones, con lo que podíamos ver todas esa información individualmente.

Comentó interesantes conclusiones, como la diferencia entre los parámetros en función de la acumulación de obras en el espacio, o del formato grande frente al pequeño, puntos de observación, circulaciones, influencia, etc. Todo ello proporciona una información tan interesante para los responsables de la sala, del montaje y del autor, que puede conocer como “es vista” su obra.

Consultar presentaciones del grupo 2: Análisis y comparación de recorridos entre las exposiciones de Alcalá 31 y Mapa emocional 

MIGUEL ÁNGEL REGO ROBLES y LUZ SANTOS RODERO, nos propusieron, como base de discusión, siguiendo su fase final de trabajo sobre las posibilidades de la tecnología en la percepción de la obra de arte, el video que recoge la conferencia de Maxwell L. Anderson en el museo del Prado: El museo y las nuevas tecnologías (links: parte 2 / parte 3)

Esto generó una discusión sobre la relación tecnología – museo y las visiones positivas y negativas que puede producir en el futuro.

Como cualquier persona interesada puede ver y escuchar la conferencia, prefiero escribir los cinco puntos de los que hablé sobre este tema, cuando, junto al equipo José Ramón Alcalá Mellado, catedrático y director del Museo de Electrografía de Cuenca (Mide) y Luis A. Hernández Ibáñez, director del VideaLAB en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos de La Coruña, en 2009 escribimos el libro: ¿Cómo se cuelga un cuadro virtual?: las exposiciones en la era digital:

  1. El problema de la nueva tecnología junto a la electrónica y a la informática no ha hecho más que empezar; estamos en sus comienzos.
    .
  2. Los especialistas en estos temas cuando vistan un museo o una exposición aseguran que estamos empleando una mínima parte de sus posibilidades.
    .
  3. La música, que lleva ya muchos años de adelanto en este tema, puede, salvando las diferencias, servirnos de base.
    .
  4. Se utilizan en las exposiciones las nuevas tecnologías, tratándolas como si fueran las tradicionales, con lo que su eficacia disminuye notablemente.
    .
  5. Las nuevas técnicas robotizadas para reproducir la imagen de la obra de arte, consiguen unos niveles de precisión que las hacen insustituibles para la investigación.

ALGUNAS REFLEXIONES FINALES. Una vez acabadas las exposiciones finales y sus discusiones, me pidieron dedicar los minutos finales (por cuestiones inexorables yo no podía quedarme más de las 20:30), a cambiar impresiones sobre lo que ha sido el LIME. Como mis ideas ya han quedado esbozadas a lo largo de los nueves meses a través de las bitácoras semanales y quedaran, definitivamente perfiladas, en el futuro texto final, tras un análisis que llevo realizando sistemáticamente desde el mes de septiembre, me parece más importante destacar las impresiones que por parte de los participantes se vertieron en esos minutos:

  1. Necesidad de haber acotado el tema.
    .
  2. Una coordinación más vertical en dos sentidos: dirigir y motivar en los momentos de desconcierto y desánimo del proyecto.
    .
  3. Metas más prácticas como la elaboración de una exposición resumen de las investigaciones.
    .
  4. Ausencia de expertos puntuales en algunos temas determinados.
    .
  5. Falta de conexión entre los equipos.
    .
  6. Sustituir el sistema de separación en siete grupos por un trabajo conjunto de los veintiún participantes.
    .
  7. Un periodo demasiado largo de trabajo.

De muchas de estas cuestiones di mi opinión, todavía provisional, ya que necesito más tiempo para madurar las reflexiones sobre el LIME. En todo caso las anoto y las seguiré pensando y consultando con personas que conocen más los temas específicos del aprendizaje, la investigación y los métodos de trabajo.


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico