Cuaderno de bitácora 30/11/2016: Sin desperdicio

CADA VEZ MENOS, CADA VEZ MEJORES. Ayer fue otra sesión de reflexiones y discusiones, tranquila, sin prisas; como deberían ser todas. Tuvieron lugar dos hechos importantes que voy a intentar describir de la manera más clara posible.

ESLABÓN EN LA CADENA. Ruskin, Benjamin Wodward, el congreso del 34, M.C. Stein, el Museo de Pensilvania, M. Perret, François Burkhardt, Gae Aulenti, MIGUEL ÁNGEL REGO ROBLES y LUZ SANTOS RODERO. He repetido muchas veces que en el LIME, independientemente de los logros conseguidos, hay una serie de preguntas importantes que han de quedar reflejadas para el futuro. De la misma manera muchas propuestas se establecen como el último eslabón de una cadena, que la preceden. Este es el caso de la propuesta de estos dos participantes.

Desde finales del siglo XIX y las propuestas de doble dirección, planteadas por Ruskin al arquitecto Wodward en el Museo de Historia de Oxford, se han recorrido más de cien años hasta llegar a la intervención tecnológica de este grupo. Una exposición puede plantear varias lecturas simultáneamente, que ha sido una preocupación constante para muchos profesionales:

  • En la tan cacareada actualidad del Congreso del 34 sobre museos de arte celebrada en Madrid (¡ya era hora!), donde Stein, Perret  y el Museo de Pensilvania, presenta interesantes experiencias de menús de visitas paralelas en función del interés del visitante( que deberían conocer y tomar buena nota ahora, en la época del consumo cultural, los museos europeos).
  • François Burkhardt, al frente de sus años de responsable del espacio de nuevas propuestas creativas, reivindica la posibilidad de los montajes variables en el tiempo.
  •  Gae Aulenti, en su fracasado intento de reivindicar una exposición para el Museo Nacional de Cataluña de tres recorridos (iconografía, cronología, escuelas) simultáneos.
  •  Y como tema estrella en los veintiún años del Taller Experimental de Montaje, en donde se han trabajado varios proyecto que van desde, “la doble lectura” al “haga su propio montaje”, pasando por mecanismo manuales e informáticos para el movimiento aleatorio de los soportes.

Ahora, después de algunas sesiones, M. A. Rego y L. Santos, plantean la utilización de la tecnología para continuar en esta línea de personalización de la exposición a través de cinco variables: Tiempo, preferencias, lenguaje, información  (ampliación ficha técnica y cartela / holograma) y espacio móvil. Una nueva etapa en este campo tan interesante del mundo expositivo, cuya discusión la centramos ayer en el tema de individualización y la posibilidad de aplicar al grupo de visitantes.

Consultar presentación del grupo 6.

HIPÓTESIS DE TRABAJO. IGNACIO LOBERA GARCÍA Y ALICIA RIVA GÓMEZ han dado el último paso de su metodología establecido en las últimas sesiones. Recordemos:

Paso 1º. Selección de la obra.

Paso 2º. Características intrínsecas; biografía de la pieza y del autor. Elaboración de una tabla resumen.

Paso 3º. Localización conceptual y geográfica en la ciudad.

Paso 4º. Traslado a la sala de Alcalá 31.

Hasta la sesión de ayer estábamos parados en los tres primeros puntos, faltaba ese salto al montaje de la sala. Por fin llegó.

Expusieron obra por obra y paso por paso hasta su locación espacial en la sala y la propuesta concreta del entorno inmediato. Lo realmente importante, es que han finalizado su hipótesis de trabajo. Es muy subjetiva y tiene muchos puntos que trabajar todavía, desde el análisis del conjunto, las circulaciones, hasta las soluciones técnicas de cada obra…pero no importa; hay la elaboración de un proceso (que nos puede gustar más o menos) y hay un desarrollo de investigación y de experimentación para ponerlo en práctica y llevarlo a sus últimas consecuencias. Todo está cerrado aunque todo sigue abierto: es solo el comienzo de la solución formal y técnica. Eso es el LIME. ¡Qué ganas de oír los comentarios de mis amigos científicos!

Consultar presentación del grupo 4.

Ante las sesiones como las de ayer, recuerdo un comentario de mi gran amigo francés Gonzague Petit, en los días que compartimos en Aix en Provence:

No puedo entender que las personas renuncien al placer del aprendizaje…

A lo que me contesto con su habitual nihilismo sartreano:

Aunque te declaras un escéptico absoluto, no eres más que un ingenuo.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico