Cuaderno de bitácora 2/11/2016: El placer de discutir

Donde pongo placer puedo poner APRENDIZAJE y tendría el mismo valor. Cuando empezamos el LIME, en la programación de las presentaciones establecíamos una duración de 15 minutos para cada grupo, de manera que todos pudieran exponer sus trabajos en una sesión única. En seguida nos dimos cuenta que era un error, no había ninguna oportunidad de discutir nada y eso, como se ha comprobado después de siete meses de trabajo es eliminar una de las bases fundamentales del laboratorio, es eliminar su esencia. Posteriormente redujimos la presentación a cuatro por sesión y pudimos ganar más tiempo para la controversia tan necesaria en cualquier proyecto de conocimiento y, con más razón, de investigación.

Ayer por razones que comentaremos al final, solo expusieron dos grupos, lo que nos permitió una relajación de tiempo que aprovechamos para reflexionar entre todos con calma. Fue estupendo.

Empezamos hablando sobre lo que había significado nuestra intervención en el seminario y lo que, a primera vista, había sido un éxito. Felicitaciones, interés en contactar con participantes implicados e incluso la posibilidad de programarlo en otras universidades y países. El tiempo, como siempre, será el que nos lo confirmará.

GRUPO 5.  En un nuevo paso por sus análisis de trabajos expositivos en espacios paradigmáticos de Madrid, eligieron la Academia de Bellas Artes de San Fernando, precisamente con una imagen de la escalera central y el aprovechamiento de sus paredes para mostrar parte de su colección.

Esta imagen, que habla más que mil palabras, sirvió para plantear dos temas fundamentales que deben también quedar reflejados en el LIME, para futuros estudios de percepción:

  • La relación de una arquitectura muy potente en sus formas y en sus funciones para otros usos distintos a los profesados y la difícil tensión que se establece entre ambos. Pensemos en las exposiciones dentro de un catedral donde su clara estructura espacial y litúrgica, acaba por anular cualquier intento expositivo que hagamos en ella, si no la respetamos.
  • El segundo tema interesante es la de exponer obras en los paramentos que siguen una escalera o una rampa. Merece la pena recordar los graves problemas perceptivos que quedaron muy claros en la espiral del Museo Guggenheim de New York, cuando esta se utilizaba para exposiciones tradicionales.

En una segunda parte, el grupo nos implicó en estudio perceptivo del “estímulo debilitado” de la Gestalt, que consistía en ver durante tres segundos una figura geométrica y tratar después, en un papel de reproducirla y, en segundo lugar, intentar dibujar la planta de Alcalá 31 de memoria. Interesante comprobar que repetíamos, en algunos casos, las deficiencias perceptivas enunciadas.

También hablamos de la influencia que las pequeñas alteraciones u objetos pueden tener sobre la visión del conjunto, ilustrándolo con la percepción de la carretera a través del parabrisas de un coche y su cambio con respecto a la sobre del volante en determinado momento.

Consultar presentación del grupo 5.

GRUPO 6. Posteriormente este nuevo equipo nos siguió mostrando sus estudios acerca de la relación existente entre la obra y el visitante y su posible manipulación con las posibilidades delas nuevas tecnologías.

  • En el primer caso –The Intruder-, una serie de sensores informaba de la posición del visitante con respecto a la obra de video y ponía en marcha una serie de movimientos y alteraciones en los personajes del mismo, que acababan mirando directamente al espectador.
  • En la segunda propuesta –Almacén de Corazonadas de Rafael Lozano-Hemmer– eran los parámetros biométricos de una persona, en concreto sus manos y el calor que transmitían a un interface, lo que ponían en marcha un interesante mecanismo de iluminación de bombillas que reflejaban su situación interna.
  • En una tercera parte, este mismo grupo nos proponía una reflexión sobre la utilización de todas las capacidades tecnológicas de localización de unos visitantes junto a diversos parámetros, como recorridos, aforos, idioma, nivel de información, para poder organizar la visita en función de cada individuo. En realidad estábamos discutiendo sobre un tema muy actual de la relación de la tecnología con el arte y la valoración que todo ello implica. Mi opinión es que, en estos temas, estamos en un umbral todavía inicial y confuso, que no manejamos ni técnicamente, ni conceptualmente con soltura. Debemos tener paciencia, aunque vigilantes, ya que las posibilidades parecen, dentro de la bruma, deslumbrantes.

Consultar presentación del grupo 6.

UN IMPORTANTE ANÁLISIS FINAL. Mientras íbamos recogiendo y caminando a nuestras “cañas” habituales, seguimos hablando sobre el cambio que tras las vacaciones de verano, se había producido en el LIME. Las sesiones eran cada vez más interesantes (en mi opinión las mejores), como es lógico por el conocimiento que se ha ido adquiriendo y, sin embargo, con muy poca asistencia.

Independientemente de que a la vuelta de vacaciones es un periodo propicio para encontrar nuevos trabajos, como así ha sido para una buena parte de los implicados, el problema va más allá (¿ruptura del ritmo de trabajo en mes de agosto?, ¿cansancio tras un periodo muy intenso?, ¿falta de interés?,, etc.) y es preciso analizarlo con calma, para intentar evitarlo en próximas convocatorias. De hecho en una reunión anterior con los responsables estuvimos hablando de ello.

Lo siento por los ausentes, porque la sesión de ayer fue un auténtico placer…. ¡y de aprendizaje!

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico