Cuaderno de bitácora 05/10/2016: Poco ruido y muchas nueces

Ayer tuvimos, como casi siempre, POCO tiempo y, además, éramos POCOS, pero sin embargo se reflexionó MUCHO sobre interesantes ideas y se generaron MUCHAS discusiones. En definitiva, una sesión imprescindible. Repasémosla.

Previamente a la sesión nos reunimos parte de los que van a intervenir en el seminario, donde presentaremos el LIME, para establecer estrategias comunes y conseguir un resultado coherente entre la conferencia inicial, la mesa redonda y la presentación del trabajo de un grupo. Seguiremos trabajando.

GRUPO 4. Nuevos matices. Siguiendo la metodología del grupo, ayer se presentó un nuevo ejemplo: la obra de Joan Cardells y se aplicó la misma metodología de BIOGRAFÍA (autor / obra), el CONTEXTO ESPACIAL local (Valencia, ciudad del autor) y su transposición a la ciudad de la sala de exposiciones (Madrid); la elaboración de la TABLA, con los correspondientes parámetros y finalmente su adaptación al espacio expositivo, MONTAJE, de Alcalá 31.

Lo que a mí me pareció muy interesante es que las obras las han dividido para su análisis en los tres componentes del equipo: si el día anterior expuso el arquitecto, ayer fue el artista y, me parece, que se apreciaron matices muy importantes en su concepción; si en el primer caso predominaba el espacio / contexto, en el segundo la biografía del autor / obra. Si siempre he defendido la necesidad de entenderse y coordinarse los tres lenguajes, con la misma fuerza apoyo la rica diferenciación entre ellos. ¡Adelante, vais por el buen camino!

GRUPO 6. Eva Koch y Villar y los niveles de percepción. Me quiero centrar fundamentalmente en este apartado de su exposición porque tiene mucho que ver con un problema que, después de años escondido, parece que se va a retomar.

En este trabajo la artista plantea un tema museográfico y, en consecuencia, de percepción muy importante: la posibilidad de establecer distintos niveles para que el visitante decida desde el tiempo y hasta dónde quiere llegar. En su obra utiliza distintos medios informáticos y audiovisuales para establecer los cuatros “pasos” de interacción entre el espectador y la obra, cuatro niveles de profundización y por tanto de percepción.

Pero lo realmente importante, es que este tema tiene ya una larga historia especialmente en la exposición científica, que ya en los años primeros del siglo pasado presentaba opciones espaciales (sin variar de posición la obra) para que un mismo proceso científico fuera eficaz, expositivamente hablando, para niños, adolescentes, adultos y especialistas, simultáneamente. Todo ello se presentó en el congreso tan innovador como desconocido: Congreso internacional de estudios de arquitectura y servicios de los museos de arte, en el año 1934 en Madrid. No olvidemos tampoco la interesante, aunque fallida, propuesta de Gae Aulenti, para el Museo Nacional de Cataluña, en donde el visitante escogería una vista cronológica, iconográfica o estilística a su elección. Todo ello lo trabajamos en muchas ocasiones en el Taller Experimental de Montaje con resultados más que interesantes. Es un tema importante que el LIME no debería dejar en un cajón.

GRUPO 2. Resultados del último trabajo. Ayer estuvimos analizando conjuntamente los resultados obtenidos de este segundo ejercicio: la encuesta y los recorridos, así como la comparación entre las dos exposiciones base. Como en el link están establecidos todos los detalles para el interesado, voy a comentar un tema que surgió y me parece importante aclararlo.

Al observar los resultados se aprecia, a veces, una situación estadística que, a los no profesionales de esta materia, nos deja perplejos: en muchas preguntas con cinco opciones, los resultados se reparten por igual en posiciones antagónicas. ¿Cómo puede ser eso? Puesto en contacto con el responsable de estas técnicas de la Facultad de Sociología de la UNED, me explicó que hay que programar esa pregunta de manera que aclaré con más precisión las opiniones de los entrevistados. Evidentemente nosotros no tenemos formación para hacerlo.

GRUPO 5. Equilibrio, desequilibrio y álgebra. Continuó este equipo analizando otro espacio expositivo de Madrid, en este caso Centro Centro en Cibeles. Nos enseñaron las distintas muestras y su percepción del equilibrio  /desequilibrio en la obra y en el espacio y la aplicación de las reglas algebraicas, de las que ya hemos hablado en otras bitácoras (+ x += + / + x – = – / – x – = +)

Quisiera, no obstante centrarme en una serie de cuestiones que se plantearon y me parece importante que queden reflejadas:

  1. Cuando se habla de equilibrio, ¿es desde un solo punto de vista?, ¿coincide este con la entrada, la primera visión del conjunto?
  2. ¿Puede existir un punto de vista equilibrado en movimiento que vaya más allá de la mera suma de los puntuales frente a cada obra?
  3. ¿Es posible neutralizar un espacio desequilibrado por medio de sistemas no arquitectónicos?
  4. ¿Se debe utilizar para una exposición, una buena arquitectura, tal y como está, o taparla con paneles, etc.?

Por último, interesante la disposición de los soportes para poder ver los dípticos con distintos ángulos de encuentro, en función de las intenciones del espectador.

Un día bien aprovechado, lo siento por los ausentes.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico