Cuaderno de bitácora 27/07/2016 (1ª parte): Un día especial

Hoy finalizamos la primera parte del LIEM, han sido veintiuna sesiones desde el comienzo del mes de marzo. Hemos ido pasando toda una serie de etapas de las que más o menos hemos salido airosamente. En una segunda parte de esta bitácora haremos balance más detallado de todo ello.

Ayer presentaron sus trabajos tres equipos, que como suele ser habitual en las últimas semanas, han sido sumamente interesantes y propuestas, que ya si pueden entenderse como hipótesis de trabajo, pero que han de ser trabajadas en profundidad, nuestro gran caballo de batalla de estos días.

GRUPO 1. Ritmos y percepción. Tomando como ejemplo al músico, matemático y arquitecto Iannis Xenakis, el equipo plantea un modelo / maqueta de eje lineal donde se van estudiando y manipulando los ritmos arquitectónicos para ir analizando como pueden adaptarse a nuestra percepción expositiva. La idea es bien interesante:

1º. Buscar el ritmo más idóneo para la exposición que queremos configurar.

2º. Estudiar el espacio que disponemos para su montaje, estudiando sus ritmos espaciales.

3º. Posibilidad de manipulación de dichos ritmos para adaptarlos a nuestras necesidades.

GRUPO 3. Asesinato y homicidio. Bajo este epígrafe tan sorprendente, a lo que nos tiene acostumbrado este equipo, se esconde algo tan importante como la INTENCIONALIDAD Y LA MANIPULACIÓN DE LA PERCEPCIÓN. Recordemos que un asesinato implica la premeditación y un homicidio no tiene una intencionalidad previa. A partir de las “escenas del crimen”, este grupo nos traslada al mundo expositivo en ambos casos y estudiando que es el la institución – el comisario / la obra de arte / el visitante en paralelismo al asesino, al arma y a la víctima, en cada uno de ellos. En realidad detrás de todas las matizaciones, hay una reflexión sobre la manipulación de la percepción, que puede ir contra el espectador, o contra la obra, en función de intereses extra- profesionales.

GRUPO 5. Reflexiones sobre el equilibrio perceptivo. Este equipo nos sometió a un test práctico en donde una serie de imágenes del espacio de la sala y de los formatos de la obra (solo en formato) iban variando en función de la luz, del color y de la situación de las piezas. Debíamos indicar aquella opción que nos parecía “más equilibrada”. Se especificaba la profesión a la que pertenecía cada uno, para comparar resultados.

De nuevo tres interesantes hipótesis de trabajo, en las que yo insistí que se decidieran a desarrollarlas en profundidad y no quedarse en las puertas. Esta es la labor que nos queda para la segunda parte después del mes de agosto.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico