Cuaderno de bitácora 20/07/2016: Centrados en las hipótesis de trabajo

Como estamos a punto de acabar esta primera parte del LIEM y además nos encontramos en una de las fases cruciales del proceso que marcarán su éxito, voy a expresar una serie de conceptos (muy simplificados y adaptados a nuestro proyecto), tomados de los textos referidos a la metodología de la ciencia, que bien pudieran a ayudar a aclarar algunas dudas a los equipos.

DATOS. Lo que nosotros hemos llamado información y que puede generarse por la observación – reflexión, o por la experimentación (lo que hemos denominado en el LIEM ejercicios prácticos). Con todo ello ordenado, clasificado y seleccionado, se plantean las:

HIPÓTESIS DE TRABAJO, que serían las ideas que queremos poner a prueba. Pueden hacerse sin suposición alguna (a ver que nos encontramos) o con una predicción concreta. El primer caso no suele ser el habitual, ya que no podemos correr una aventura que puede tener un desarrollo infinito.

PREDICCIONES. La hipótesis de trabajo planteada va a producir una percepción supuesta, que es la que queremos demostrar.

CONDICIONES INICIALES. A veces en una determinada investigación se expresan una serie de requisitos previos para que se cumpla la predicción.

Por tanto, tal y como llevamos nosotros el trabajo, la idea resumen sería más o menos: si partimos de la hipótesis de trabajo X, se cumplirá la predicción Y si se respetan las condiciones establecidas  A, B Y C (si queréis una documentación detallada me la pedís, aunque como os digo, son textos de filosofía de la ciencia, un poco farragosos). Cuando vayamos más avanzados hablaremos de los temas de comprobación.

GRUPO 2. Cartografías. El último equipo que quedaba por exponer la recomposición de su trabajo dividió en tres partes su trabajo. Cartografías del movimiento en la exposición con un planteamiento del grafismo siguiendo el ejemplo de Schlemmer y sus expresiones del movimiento del bailarín en el escenario. Circulaciones con múltiples parámetros: solo, en pareja, en grupo, en familia, y búsqueda de sus diferentes representaciones: grosores, colores, etc., por un lado, y los ritmos: descansos, derivas, etc., por otro. Cartografía crítica o de contenido, que busca expresar en un mapa las distintas subjetividades en este caso concreto se presentó como ejemplo el feminismo y la interpretación de la exposición actual de la Sala de Alcalá 31. Lo realmente interesante es la discusión que generó, ya enunciada en otras sesiones, sobre los límites del arte en cuanto a temas duros y la necesidad o no de advertirlo al visitante. También de las diferencias que estos temas provocan en función del nivel educativo del visitante (conocimiento de un mito por ejemplo) o del estatus social del personaje representado, que puede llegar a su absoluta censura. Cartografías de la contaminación, o lo que es lo mismo de la influencia de la obra sobre el visitante con las zonas más predilectas del visitante y su relación con los dos puntos anteriores.

GRUPO 7. Sobre el cuerpo. También ha partido su trabajo en tres partes, esta vez centrado en el cuerpo humano. En la primera de ellas, Tecnología intrínseca del cuerpo se desarrolló sobre un texto El cuerpo: museo y significado controlado de Nelson Molina Valencia basado en el cuerpo como expresión social: memoria, archivo, religión, así como lo que supone la concentración de cuerpos para el control o la defensa, según la situación. En la segunda parte el tema era la Tecnología como control del cuerpo en el espacio expositivo, con el análisis de varias obras de Hito Steyerl: esculturas de Doha con una serie de fetos envueltos por condicionantes sociales o hacer explícito  al visitante determinados temas como la vigilancia; la relación de la obra, en este caso vídeos, con el desarrollo de una muestra y el cansancio que provoca compatibilizándolo con el descanso por ejemplo: contemplación compatible con confort. En la tercera parte estudiaron Las reglas del comportamiento de los museos en las distintas culturas, llegando a la conclusión de que son absolutamente independientes, universales y aisladas del entorno cultural existente: silencio, movimientos, modales, etc. Como con el grupo anterior se estableció una interesante discusión sobre la razón de todo ello; yo les anime a que estudiaran dicho tema en museos fuera del circuito internacional, es decir en los centros locales para visitantes locales, como el caso del Museo Okanoyama en Japón que yo había estudiado con detenimiento y observado que los comportamientos no eran los establecidos por occidente y, si por los hábitos locales. Lo mismo parece ocurrir con los museos indios para hindúes.

Por falta de tiempo: quedaron dos grupos por exponer el 1 y el 3, que lo harán el próximo día; pero ante las interesantes reflexiones no me atreví a cortarlas: discutir es aprender, discutir es también investigar.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico