Cuaderno de bitácora 13/07/2016: Más es a veces menos

Ayer una nueva sesión dedicada a la recomposición del trabajo hecho por otros tres equipos.

Siempre he repetido la cantidad de información generada por el intenso trabajo realizado y su dificultad para valorarlo. Esta idea se clarifica a la hora de plantear las hipótesis de investigación, ya que como me comento el investigador – médico:

“Hay en los planteamientos de los distintos grupos demasiadas propuestas de desarrollo, tienen necesariamente que acotar si quieren ganar en profundidad y en resultados eficaces; no hay tiempo para más”. Todo ello enlaza con el comentario que hicimos la semana pasada sobre la decisión de cada grupo entre un conocimiento general o uno específico.

A la vista de toda la recapitulación de los proyectos presentados en estas dos últimas sesiones, podemos afirmar (confirmado por profesionales a los que enseño y pido su opinión):

  1. La cantidad de reflexiones – ideas interesantes que se están poniendo sobre la mesa y que, se aborden o no en detalle, quedarán ahí enunciadas para el futuro (la investigación es siempre un hecho colectivo y en permanente continuidad).

2. La necesidad de acotar todas esas alternativas con el fin de profundizar en alguna de ellas. Siempre hemos afirmado que el LIEM era una toma de contacto – un primer paso en la percepción del espacio de la obra de arte, no un compendio general del tema.

GRUPO 4. Ekística y arte. Si recordamos todo su proyecto: análisis de las piezas a nivel individual en los parámetros físicos y conceptuales; cono visual, etc., para pasar, después, a las relaciones entre las obras y a su “biografía” como parte sustentante del trabajo. Ayer desarrollaron una idea bastante nítida en su concepto, no en su desarrollo concreto (a pesar de las quejas de sus componentes) sobre la aplicación de la Ekística urbanística (explicada en forma sencilla como la relación del hombre con el entorno que lo habita) a la obra de arte, interpretando y trasladando cada uno de sus parámetros a través de un tabla que han de elaborar. Así la obra (biografía) tiene una entorno – hábitat espacial real que ha de ser trasladado a la sala expositiva a través de un montaje – simulación. En realidad se trataría de conocer su “percepción real” y ser capaces de llevarla / simularla en la sala de Alcalá 31. Hay que esperar a las próximas sesiones para ir conociendo el desarrollo.

GRUPO 6. Información, hipótesis y comprobaciones. Siguiendo las ideas del cambio, han distribuido todo la investigación realizada en tres campos: lo que es información, lo que son hipótesis de trabajo y los hechos probados. Si se ha seguido su trabajo en las bitácoras recordaremos que en el primer grupo están todos sus estudios sobre las líneas de fuerza y el movimiento del ojo en la percepción de una obra, así como el tema del color para incorporarlo todo ello a la ficha técnica de la pieza. Entre las hipótesis de trabajo enunciaban cuatro posibles campos de desarrollo: obra entorno; obra con obra; obra e información; soporte y recorrido. Por último, entre las comprobaciones incluían los experimentos prácticos que han realizado con nosotros. Acabaron con una exposición de “las maquinas” de Kiesler, ese personaje, que como no podía ser de otra manera, ha ocupado una de las sillas del LIEM. Precisamente el ejemplo expuesto me sirve para ilustrar como el auténtico investigador pasó horas y horas trabajando la percepción, para acabar realizando no sus “complejas / genéricas” máquinas” sino diferentes objetos / concretos de una eficacia expositiva asombrosa. ¡Ojala aprendamos la lección! Poco a poco.

GRUPO 5. Formato, contenido y espacio. Como ellos mismos dijeron: sumar todo, estudiar sus relaciones y ver como coordinarlo y, sobre todo, “perder el miedo a la contaminación”, ¡eso es!, ¡por fin!, perder el respeto por los resultados, trabajar, que ya llegarán ellos solos. Del repaso de todo su proyecto destacaría tres ideas muy interesantes: espacio y formato; aplicación de las leyes de la Gestalt y la relación entre formato y contenido. Con respecto a la primera idea establecieron los criterios de equilibrio y distorsión, del que piensan implicarnos en un próximo ejercicio práctico. De la Gestalt plantearon lo que pasaría si vamos variando los parámetros de sus leyes y analizar los cambios que, a nivel perceptivo, supondrían. Por último la influencia de la percepción con relación al contenido (con la idea de completar el punto anterior, ya que solo se trataba la dimensión física en la Gestalt ), con una interesante serie de ejemplos del Museo del Prado, aunque los museos históricos europeos no son buen ejemplo para ello, como comentamos al final.

Es evidente, que tras las dos últimas sesiones podemos decir que el bache de las hipótesis está superado, al revés, hay muchas, ¡demasiadas! Ahora nos falta la subida final y definitiva: su acotación y ser capaces de su desarrollo. Tenemos que conseguirlo, para ello les recuerdo una vez más que pierdan el miedo al fracaso y que hagan suyo el lema de la Universidad de Cambridge: Think outside the boxpiensa fuera de lo convencional.

Ayer, yo estaba muy eufórico; ellos no tanto. Quizás sea yo el equivocado, pero eso solo nos lo aclarará el tiempo.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico