Cuaderno de bitácora 22/06/2016: Empujándonos

Ya he comentado en las últimas bitácoras el riesgo que suponía el participar en un concurso que bien podía ayudarnos en el proceso de investigación en el que estamos inmersos, o bien podía tener el efecto contrario y pararnos. Lo que es indudable es que, al menos” a nivel psicológico ha sido totalmente beneficioso: nos ha elevado la moral, un poco en estado latente y nos ha hecho acelerarnos de una manera espectacular.

En el concurso no participamos todos por cuestión de trabajo y horarios, y los que lo hacen tampoco al mismo ritmo de trabajo por diferentes motivos, pero en todo caso, la efervescencia ha inundado a todo el LIAM, como quedo comprobado en la sesión de ayer, en la que también influyo en el proyecto de investigación.

No me queda otra que darles la razón a todos los profesionales que me animaron a correr el riesgo, a pesar de todas mis reticencias.

GRUPO 6. Nos expusieron los resultados de sus trabajos en las que habíamos participado todos individualmente. De sus conclusiones resaltaría muy especialmente dos, sobre la que merece reflexionar sus componentes, pero también todos los demás: la influencia cultural (subjetiva) frente a la parte objetiva de la percepción (los parámetros culturales occidentales de lectura izquierda – derecha, pesaban más que la inversión de la imagen); y la ausencia absoluta de atención por cualquiera de nosotros a una señal puesta en el suelo frente a la obra, que marcaba la distancia “perfecta” para observarla.

GRUPO 2. Su propuesta en el concurso fue el protagonismo de su intervención, que mucho que tiene que ver con el proyecto de investigación, así que todo quedó en casa. Interesantes reflexiones (que ojalá queden bien reflejadas en la propuesta) sobre la percepción de obra acumulada frente a la percepción contraria de obra individualizada y con un entorno espacial amplio. Concepto de “sorpresa expositiva” en uno y otro caso.

GRUPO 5. Acentuación en su propuesta de la faceta psicológica de la percepción, centrada en el movimiento de la Gestalt y sus principios, que fueron explicados, ilustrados con ejemplos y con la intención de aplicarlos en su propuesta a las obras y espacios concretos. (Como es un proceso que yo había realizado hacía quince años con unos alumnos de la ETS Arquitectura de Madrid quede en enviárselo). En una segunda parte y a partir los trabajos de Muntadas apareció la continua discusión: obra, espacio, montaje y sus discutidas relaciones. Saldrá a la palestra muchas veces más.

GRUPO 7. Siguen en su línea de búsqueda de parámetros perceptivos dentro de las influencias ideológicas, culturales y sociales. En este caso nos establecieron una comparación entre la Dióptrica (estudio de la refracción de la luz) de Descartes y las nuevas teorías neurológicas en las que se atribuye a la visión una concepción activa y constructiva, frente a las teorías biológicas históricas. Acabaron con tres ejemplos al límite, del accionismo vienes y con las obras da Valle Export y Tino Sehgal, como provocadores de una percepción muy limitada por nuestro ámbito cultural incluida la censura personal y social.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico