Cuaderno de bitácora 08/06/2016: Más es más

La última sesión la hemos dedicado, extraordinariamente, a discutir sobre la presentación al concurso, del que ya hemos hablado en la anterior entrega. Digo extraordinaria por su excepción, ya que no podemos distraernos del proyecto de investigación en un momento especialmente delicado: el concurso no es una “sustitución” del LIAM, es un “además de”, aunque ciertamente, y así espero que ocurra, puede acelerar el proceso de la investigación. Más es más.

Aprovecho la ocasión para poner al día lo que en las últimas sesiones han continuado presentando los distintos grupos:

GRUPO 1. Nos mostró los primeros resultados del movimiento de las personas en su percepción de una pieza de tres dimensiones. Interesantes reflexiones sobre la diferencia de recorridos en función del número de personas que lo hagan simultáneamente (¿espacio de cortesía?). Todo queda reflejado gráficamente en unas “nubes” que muestran la suma de todos los recorridos y que nos indican las áreas de movimiento preferencial y residuales del visitante.

GRUPO 2. Una breve introducción con las teorías sobre la psicología del color de Max Lüscher y la relación con los elegidos por nosotros en el ejercicio propuesto por el equipo. Todo ello acaba reflejado en los mapas museográficos derivados de los distintos parámetros establecidos que incluyen las circulaciones en los dos niveles. Mapa topográfico: en una segunda presentación establecen tres representaciones: museografía, arquitectura y accesibilidad y lo desarrollan a través de un radio de acción simbólico a partir de cada obra en cuestión y donde se diferencia de las zonas vacías que representan el tránsito de las personas.

GRUPO 3.  Dos nuevas variables – juegos nos presentaran en sus dos sesiones sucesivas: 1ª. Los espacios cabina en oposición a los espacios almacenes en donde se somete a los visitantes a una situación espacial al límite para encontrar nuevos resultados perceptivos en los dos sentidos opuestos: espacio individualizado y constreñido, frente a espacio colectivo y concentrado. 2ª. El “caos “anterior se enfrenta a la ordenación ortogonal pura (red / forestado – bosque frondoso) y los correspondientes análisis entre uno y otro. Como primeras impresiones podemos afirmar que la percepción es perfectamente manipulable.

GRUPO 4. Siguen trabajando sobre el ejercicio ya presentado en bitácoras anteriores. Ante las dudas de los parámetros a tener en cuenta, nos preguntaron a todos los componentes del LIAM, sobre los diferentes parámetros que debían incluir en el cuestionario al que someterían a los visitantes. En este mismo documento se incluían posibles sugerencias a añadir por los consultados.

GRUPO 5. En su afán por avanzar, sintetizar y proponer líneas de trabajo, incorporan un concepto, en mi opinión, muy interesante: ideas que han quedado a la “deriva”. Con este término engloba una interesante mezcla de resumen de lo anterior y de propuesta nueva: “recuperar – proponer”. Entre dichas derivas destacaría en primer lugar, la manera de enfrentarse al espacio en una exposición: aliarte, oponerte o negarlo. Interesantísima reflexión que incluye prácticamente toda la historia de esta actividad; y en segundo lugar un tema particular de lo anterior: la exposición barroca y su concepto de integración tan admirada, y aplicada, por la Bauhaus en sus cinco trabajos expositivos industriales, y por muchos estudiosos y profesionales actuales. Merece la pena profundizar más en ello.

GRUPO 6. Nos somete a una nueva experiencia en su línea de trabajo sobre la percepción interna de una obra: los puntos de atención y su movimiento. Esta vez nos requirió uno a uno para que sobre un papel mostráramos nuestra experiencia visual frente a un díptico, en el que habían invertido su posición. Posteriormente nos mostraron los resultados que desarrollarán con más detalle.

GRUPO 7. Este equipo sigue trabajando sobre la percepción desde un punto de vista cultural, social e ideológico. En estas sesiones nos mostraron un trabajo de Marina, “Imponderabilia” (1977), en el que un hombre y una mujer se situaban desnudos apoyados en las jambas de la entrada muy estrecha, por donde habían de pasar los visitantes de la muestra. Con este pretexto, y tras conocer algunas de sus conclusiones, se estableció una interesante discusión sobre la influencia cultural del desnudo, el sexo, altura, lo masculina y lo femenino. Se finalizó con trabajo en el palacio de cristal del artista Roman Ondák, en el que una pasarela alrededor del edifico hacia confundir el interior con el exterior, el objeto con el visitante. Me recordó esta propuesta muchos de los planteamientos similares realizados en el Taller Experimental de Montaje entre los años 1992 – 2013.

Ahí seguimos trabajando…

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico