Cuaderno de bitácora 01/06/2016: Dos decisiones arriesgadas

Hace ya tres sesiones que no hablamos del desarrollo especifico de los trabajos de los grupos. El seguidor de nuestro proceso sabe que nos encontramos en uno de los puntos más complicados y fundamentales de la investigación: Sintetizar la información y plantear las hipótesis de trabajo. Todos los equipos son conscientes y están inmersos en su solución dentro de uno de esos periodos difíciles y de ánimo bajo. Dejémoslos trabajar en silencio a cada uno en su diferente posición.

Simultáneamente a todo ello han llegado de repente dos importantes opciones que van a influir en la marcha del proyecto de manera sustancial y que dentro del momento actual pueden tener efectos estimulantes o retardantes en su desarrollo:

  • La publicación de un texto sobre la primera fase del LIAM (marzo – junio) para presentarlos en las sedes americanas y europeas del V Seminario de Museografía y Arquitectura de Museos, que lidera la Universidad Federal de Rio de Janeiro.
  • La decisión unánime de presentarnos en el concurso Se Busca Comisario promovido por la Comunidad de Madrid.

En ambos casos se intentará explicar el LIEM tal y como va en estos momentos, con sus aciertos y sus fallos; en el primer caso, con un texto que han de redactar cada uno de los siete equipos y, en el segundo, con una exposición cuya obra central sea precisamente La percepción espacial y que describa “expositivamente” todo lo trabajado.

Es importante saber que, para ambas realizaciones, el proceso de síntesis de la información – elaboración de hipótesis, es fundamental, con lo que puede acelerar el camino de la investigación, estimularla y, en definitiva, ayudarnos a superar el bache, si lo hacemos bien; pero, en su vertiente opuesta, puede distraernos y retardar el proyecto del LIEM. En todo caso la energía y la subida de ánimo que supuso la estupenda sesión de ayer, no ofrece dudas: hemos de arriesgarnos. Que otra cosa, si no, es la investigación.

DE VUELTA A CASA. Muchos amigos, que no tienen nada que ver con el LIEM, quieren saber exactamente cuál es mi labor en el laboratorio: ¿profesor? (imposible: no creo que estén aprendiendo más que yo); ¿director? (absurdo: se dirigen ellos mismos); ¿coordinador? (no: si yo dejara de asistir a las sesiones, el grupo trabajaría autónomamente sin mi). No me preocupa el tema, ya que la experiencia me dice que en el aprendizaje (y la investigación lo es), solo el tiempo dirá cuál ha sido ha sido mi labor, su alcance y su eficacia. No obstante ayer volviendo a casa en el tren con las primeras reflexiones que suelo hacer todos los miércoles, me sentí muy bien, no por ser director, ni coordinador, ni profesor, sino simplemente por estar en el LIEM… al menos, en este LIEM.

Quisiera que los que tan generosamente (por sus comentarios y ánimos) nos siguen, entendieran lo apasionante, pero a la vez difícil, que está siendo esta experiencia.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico