Cuaderno de bitácora 23/03/2016: Reajustes, dos conversaciones y una dedicatoria

Un amigo, estudioso de la filosofía de la ciencia, me comentó cuando le describí los caminos iniciales que habían tomado los grupos:

“Es muy curioso, ya que se perciben más o menos nítidas, las tres líneas de discusión sobre los procesos científicos: la aplicación de la lógica desde la teoría tradicional, la observación puntual desde el empirismo moderno y la relación racional crítica del entorno social. Además de resolver los problemas concretos del tema escogido, han de enfrentarse, como cualquier investigador actual, a las dificultades y contradicciones de cada uno de estos métodos.”

Solo dos días después de esta conversación, se cumplían en la práctica del Laboratorio, al pie de la letra, estas reflexiones. Todos los equipos han vuelto a sus ideas iniciales para ir transformando sus propuestas en metodologías concretas, expresando las enormes dificultades y a su vez controlar la información que, ya en esta sesión, empieza a ser ingente. Todos lo hemos reconocido.

Ya no puedo en esta Bitácora expresar, ni siquiera sintéticamente, los trabajos de cada grupo, que van ganando en profundización y complejidad: plantillas / tablas de análisis para el estudio perceptivo de las obras; definición de las variables de estudio; animaciones en 3D para seguir el movimiento del espectador y su percepción, pudiendo variar los parámetros; reflexiones sobre la geometría, la asimetría, el equilibrio, el peso, la posición de la obra con respecto al espacio; completar la “ficha técnica” con los valores perceptivos; limites de la objetividad y la subjetividad; generar nuevos espacios expositivos más flexibles en la sala.

Hay que buscar otros procedimientos para que nuestros seguidores los conozcan en detalle, pues realmente es importante conocer el proceso y puedan asombrarse de las ideas que van surgiendo. Así me lo demandan las universidades e interesados, que quieren ir analizando los caminos de los distintos grupos. En eso estamos.

El domingo estuve explicando al pintor Luís Gordillo la idea del Laboratorio, ya que sé como se implica personalmente en la organización de su obra en el espacio, cuando realiza sus exposiciones. Le pareció sumamente interesante e insistió en darle un carácter práctico y no teórico a la investigación. Por supuesto quedó invitado a visitarnos cuando quisiera.

El sábado pasado murió mi gran amigo Juan Antonio Aguirre promotor de la nueva figuración madrileña y responsable, por sus inteligentes sugerencias, de mi acertado camino profesional. A este Laboratorio no habríamos llegado sin él. Le dedico esta apasionante sesión a la que, por cierto, le hubiera encantado asistir.

Cuando me preguntaban que era el éxito en un proyecto de investigación, no incluí una idea  que realizó una de las componentes en la charla que mantenemos después de acabar la sesión en un bar próximo: si el resultado no es el óptimo para que se publique, que importa, con todo lo que estamos aprendiendo. Cierto, queda añadida esta tercera opción.

Juan Carlos Rico Nieto


Publicación original en el blog de Juan Carlos Rico